Clasificación de los metales no ferrosos

Metales no ferrosos - Compra metales no ferrosos - San Miguel

Clasificación de los metales no ferrosos

Una de nuestras principales líneas de negocio es la compra de metales no ferrosos. Nuestro objetivo es reciclar esos metales, adquiridos siempre a un precio justamente valorado, para conseguir así un importante ahorro en el consumo de recursos naturales y en la energía necesaria para su producción.

Pero antes de avanzar en este aspecto quizás deberíamos detenernos a explicar qué son los metales no ferrosos y cómo se clasifican. Probablemente te hagas una idea de cuáles son estos materiales pero a continuación te lo explicaremos con detalle.

¿Qué son los metales no ferrosos?

De manera genérica podemos decir que los metales no ferrosos son aquellos que no contienen hierro ya sea en su composición química original o en una aleación.

En algunas clasificaciones, también se consideran no ferrosos aquellos en los que la presencia química de hierro en su composición es muy reducida.

Estos metales no ferrosos se caracterizan por ser blandos y presentar poca resistencia mecánica, de ahí que suelan alearse con otros metales para mejorar sus propiedades. Es el caso del aluminio, el cobre o el acero.

¿Cómo se clasifican estos metales?

La principal forma de clasificar los metales no ferrosos es atendiendo a su peso y densidad. De acuerdo con esto, podemos hablar de tres grandes grupos:

1.- Metales no ferrosos pesados

Son los metales cuya densidad es igual o mayor de 5 kg/dm3. Es el caso del estaño, el cobre, el zinc, el plomo, el cromo, el níquel o el cobalto.

2.- Metales no ferrosos ligeros

En este caso, su densidad tiene un peso comprendido entre los 2 y los 5 kg/dm3. En este grupo nos encontramos el aluminio y el titanio.

3.- Metales no ferrosos ultraligeros

Como su nombre indica, es el grupo de metales con menor densidad, que debe estar por debajo de los 2 kg/dm3. Es el caso del magnesio o el berilio.

El impacto de los metales no ferrosos

El impacto medioambiental que origina la extracción y/o producción de este tipo de metales es muy alto. Podemos hablar de dos momentos críticos:

  • Durante la extracción de los minerales, especialmente si se trata de una extracción a cielo abierto ya que puede afectar más directamente al entorno.
  • Durante la obtención / producción de distintos metales, ya que para elaborar algunas aleaciones se producen emisiones de gases tóxicos, aguas residuales, fango… además del consiguiente gasto energético.

De ahí la importancia de recoger y reciclar este tipo de metales para minimizar su impacto en el medioambiente y procurar reducir su extracción y su producción.

No podemos obviar que algunos de ellos, como el aluminio o el acero, son muy utilizados en todo tipo de producciones industriales, estando presentes en muchos objetos de la vida diaria, desde marcos de ventanas a piezas automovilísticas, pasando por estructuras arquitectónicas o accesorios de todo tipo de objetos. De ahí que sea fundamental darle una segunda vida a estos metales y que puedan reutilizarse.

Como gestores de residuos en Madrid, en Álvarez San Miguel te ofrecemos el mejor precio del mercado por metales no ferrosos que reciclaremos posteriormente para que puedan volver a ser utilizados. Si estás interesado en la venta de estos metales, puedes contactar con nosotros por teléfono o a través de los formularios de contacto que encontrarás en nuestra web.

 

No Comments

Post A Comment