Chatarras férricas

Compramos chatarra férrica en cantidades grandes y pequeñas, asegurando el mejor precio del mercado. Contamos con prensas, camiones con pulpo y servicio de contenedores. También tenemos infraestructura para realizar derribos. Álvarez San Miguel apuesta por la recuperación y el reciclaje.

Chatarra ferrica

Somos una empresa, Recuperaciones Álvarez San Miguel, dedicada a reciclar chatarras férricas y no férricas, en la que contamos con protocolos que se ajustan a los requerimientos exigidos para su clasificación y tratamiento, destinados a aprovechar al máximo estos materiales que pueden ser reutilizados indefinidamente, lo que supone una gran ventaja para la salud de las personas y del medio ambiente porque reduce la necesidad de explotación de los recursos naturales, además de reducir el gasto energético y de agua para su producción.

En nuestra chatarrería en Leganés llevamos más de 10 años ofreciendo un servicio necesario para cuidar nuestro planeta, en el que nos hemos planteado un sistema de reciclaje responsable en el que adquirimos una gran variedad de materiales para clasificarlos entre reciclables y residuos, para encargarnos de tratar cada uno de ellos de la forma más adecuada para suprimir su nocivo impacto en el medio ambiente, de forma transparente y eficaz.

Los residuos férricos son los formados por metales que no contienen hierro, como por ejemplo cobre, zinc, plomo, estaño, aluminio, níquel, latón, manganeso, titanio, etcétera; mientras que los metales ferrosos son principalmente el hierro y el acero. Ambos pueden reciclarse un número ilimitado de veces sin perder sus propiedades ni mermar su calidad.
chatarras ferricas

Somos grandes especialistas en el tratamiento y reciclaje de chatarras férricas y no férricas

Si estás buscando un lugar de confianza al que acudir para vender chatarra electrónica ven a Recuperaciones Álvarez San Miguel, porque te ofrecemos los mejores precios y contamos con la autorización de la Comunidad de Madrid para tratar este tipo de desechos y que no supongan una contaminación del medio ambiente, ya que muchos de ellos contienen metales pesados entre sus elementos, lo que supone un grave riesgo para la salud de las personas si no se gestionan correctamente y cumpliendo la normativa vigente.

Contáctanos